Lo que se suponía sería un tratamiento rutinario, dejó al hombre internado en un hospital

Un ciudadano de 60 años realizó una visita de rutina al dentista en el estado de Illinois; sin embargo, terminó en un hospital tras haber inhalado la fresa del taladro.

Tom “N” contó que estaba en con su médico dental para que le empastaran un diente; no obstante, durante la intervención el especialista le dijo que se había tragado un utensilio.

“En realidad ni siquiera sentí que bajara, lo único que tuve fue algo de tos; cuando me hicieron el escáner, se dieron cuenta de todo: no te lo tragaste, lo inhalaste”, declaró; los médicos creen que el varón inhaló la pieza justo antes de toser, lo que hizo que el trozo de 2.5 centímetros llegara a su pulmón.

El doctor Abdul Alraiyes del Aurora Medical Center-Kenosha de Wisconsin, señaló que el pedazo había llegado tan profundo que no se podía alcanzar con los endoscopios normales; el hombre indicó que le dijeron que de no poderlo extraer tendrían que extirparle parte del pulmón.

Alraiyes y su equipo médico tomaron la decisión de probar un dispositivo más novedoso para sacar el objeto, diseñado específicamente para la detección temprana del cáncer.

La grabación de la exploración mostró que el equipo de salud fue capaz de navegar por las estrechas vías respiratorias, alcanzar la pieza del taladro y sacarla sin lastimar al hombre.