Este fin de semana la inexperta presidenta del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional (PAN) Miriam Martínez Sánchez, sumó uno de tantos fracasos a su carrera política. 

Para este viernes estaba programada la cita de los 80 consejeros, de los cuales solo llegaron 23, es decir no tuvo la capacidad de convocar a por lo menos el 50 por ciento.

Martínez Sánchez desde que tomó protesta habló de unidad e inclusión, sin embargo, se sabe que no ha tenido la voluntad de citar a los panistas que no lograron resultados positivos en la pasada contienda interna.

La política primeriza intentó en la sesión de hoy formar su comisión permanente, pero evidentemente no lo lograron; también les fue imposible nombrar tesorero. 

El rencor aún existe en las filas del partido albiazul, aunque hay que reconocer que hay poca capacidad de la esposa del presidente oportunista Ángelo Gutiérrez para limar asperezas.