Tlaxcala se podría encontrar en las semanas pico por contagios de Covid-19, luego de que la tercera semana de enero registrar números sin precedentes que evidencian que la variante Ómicron se esparce por toda la entidad sin que haya medidas contundentes para mitigar la propagación de este mortal virus que ha enlutecido a casi 3 mil familias tlaxcaltecas desde que llegó el SARS COV 2 al estado.

La tercera semana de este mes tuvo mil 800 casos positivos de manera oficial, cifra mayor a la segunda semana que logró mil 238 y muy superior a la semana más difícil de la tercera ola que registró 587 contagios en el mes de julio 2020, situación que muestra que la propagación esta descontrolada y todo apunta a que las estadísticas continuarán al alza.

Y mientras los contagios se multiplican principalmente en los centros educativos, las autoridades de salud mantienen el semáforo epidemiológico en color verde, lo que brinda tranquilidad y contribuye a una relajación de las medidas que son factor fundamental en el avance de esta cuarta ola de la pandemia.

Solo entre la primera semana de enero y la tercera el crecimiento fue descomunal, al pasar de 232 a mil 800 casos positivos por Covid-19, es decir, el aumento fue del 725 por ciento en 14 días o en promedio 51.6 por ciento diariamente, evidenciando que Tlaxcala no es ajeno a las cifras que se han presentado en otras partes del mundo y del país.

Los datos correspondientes a este domingo 23 de enero muestran esta realidad, ya que nuevamente se rompió el récord de contagios al igual que el día anterior al tener 390 casos positivos, muestra de que en esta semana se podrían rebasar los 2 mil enfermos y los 500 en un solo día.