Al parecer, esto no es un caso aislado, ya se tienen registros de estos crímenes pues, curanderos utilizan las cabezas para rituales

Un hombre calvo murió de una manera horrible al ser decapitado por un grupo de personas que, cometieron el homicidio porque venderían la cabeza a un hombre que se las había pedido para realizar un ritual que lo llenaría de riquezas, en Malí.

Aunque todo parecía marchar bien para los asesinos, el día acordado con el cliente, éste no apareció, por lo que tuvieron que deshacerse de la cabeza, tirándola en un sitio en el que más tarde fue encontrada en Muandiwa.

Cuando las autoridades estuvieron al tanto del terrible crimen, se pusieron en marcha para investigar las causas y así encontrar a los responsables. Al indagar más, supieron que la razón del asesinato fue un ritual, en el que usarían la cabeza como pieza principal.

Los encargados en el caso se llevaron una tremenda sorpresa al ver en los registros que este no era un caso aislado, pues anteriormente, en 2017 hubo reportes sobre homicidios similares. Dos hombres calvos fueron hallados decapitados en la localidad de Milange. El cadáver de una de las víctimas incluso tenía órganos extirpado.

En aquél entonces, los asesinos explicaron que necesitaban la cabeza pues los órganos de los calvos eran usados para que curanderos realizaran un ritual en el que “haría crecer su fortuna”.

“Sus motivaciones provienen de la superstición y la cultura: la comunidad local piensa que los individuos calvos son ricos”, explicaba en 2017 Inacio Dina, portavoz de la Policía Nacional.