El doctor señaló ante las autoridades que sólo lo hizo porque las operaciones fueron muy complicadas

Un médico cirujano fue inhabilitado de su cargo, por haber grabado sus iniciales en el hígado de 2 pacientes; Simon “N”, admitió haber usado un láser de argón para dejar su firma en los órganos.

El caso fue considerado por el Servicio de Tribunales de Médicos Practicantes (MPTS), como un “acto nacido de un grado de arrogancia profesional”; se agregó que las acciones del hombre, socavaron la confianza pública en el ejercicio médico.

Los hechos sucedieron cuando el doctor trabajaba en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham; la denuncia fue realizada luego de que otro médico, descubrió las iniciales (SB) en un hígado trasplantado que falló en uno de sus pacientes.

Años después de lo ocurrido, el cirujano fue multado con 10 mil euros y declaró ante la policía, que marcó los órganos para aliviar las tensiones del quirófano, luego de varias operaciones de trasplante muy largas y difíciles.

Posteriormente, fue suspendido de ejercer su profesión por 5 meses; sin embargo, esta orden fue revocada luego de una audiencia.

Tras un largo proceso ante los tribunales británicos, en el que también intervino el Consejo Médico General del país, el asunto volvió a ser presentado para su consideración; el veredicto final, determinó la inhabilitación del cirujano.