Seis de los regidores que conforman el cuerpo edilicio del Ayuntamiento capitalino, reconocieron que en la novena sesión de Cabildo que se llevó a cabo el pasado 12 de enero, hubo integrantes de este colegiado que llegaron en estado de ebriedad y que dentro del salón Miguel Hidalgo, continuaron con la ingesta de bebidas embriagantes con el aval del presidente municipal, Jorge Corichi Fragoso.

En un documento enviado al alcalde, los regidores piden que se realice la investigación correspondiente con la finalidad de que se deslinden responsabilidades y se sancionen las faltas administrativas en las que incurrieron algunos servidores públicos que forman parte del Cabildo de la ciudad de Tlaxcala.

La intención de los regidores firmantes que son el primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto es que, se eviten este tipo de actos que denigran el quehacer público y político de quienes conforman este Ayuntamiento que encabeza, Jorge Corichi gracias a la copiosa votación de MORENA y Lorena Cuéllar Cisneros.

Fue el pasado 12 de enero que algunos presidentes de comunidad llegaron enfiestados y con la complacencia y el apoyo de Jorge Corichi, continuaron la parranda dentro del salón oficial de Cabildo, lugar en donde servían bebidas embriagantes en envases de refresco de cola para disimular y seguir embriagándose.

Es así que el Cabildo en el que se toman las decisiones más importantes para la primera ciudad del estado, se convirtió en un cabaret, siendo el alcalde el principal promotor de esta parranda que, incómodo a quienes acudieron con respeto a realizar su trabajo como representantes del pueblo.

Y mientras Corichi practica un discurso anticorrupción, la realidad es que los capitalino ven como el municipio es gobernador por el alcalde más incompetente que se haya tenido, siendo evidente la falta de experiencia y la legión de foráneos que además de ineptos, no cumplen con requisitos que marca la ley como el caso del transa tesorero.