El presidente municipal de Tlaxcala, Jorge Corichi Fragoso, hizo hasta lo imposible para arruinar la corrida de toros realizada este domingo en la Plaza "Jorge Ranchero Aguilar".

El morenista de oportunidad mandó a sus achichincles a ejercer actos que limitan el turismo taurino, lo que representa una contradición del alcalde de cuarta, pues uno de sus compromisos fue promocionar a la capital.

Y es que el domingo el personal del ayuntamiento permitió el acceso a mil 400 personas dejando afuera a más de 150 espectadores que ya habían pagado su boleto.

Los inconformes golpearon a una persona que se encontraba en el acceso, además los enardecidos estuvieron a punto de prenderle fuego al portón y para evitar que los desmanes siguieran subiendo de tono se tuvo que abrir.

Al final la corrida no fue del gusto de los visitantes, la suma de la ineptitud de Corichi y la molestia de los asistentes dejaron mucho de que hablar.