Actualmente se ha vuelto imposible vivir en la ciudad capital ante el incremento de la delincuencia y la ineptitud del presidente municipal Jorge Corichi Fragoso.

Por mencionar dos ejemplos, se perpetraron dos asaltos que dejaron victimas golpeadas y hubo uso de armas de fuego.

Después de lograr su cometido los delincuentes se dieron a la fuga en total calma, esto mientras la policía descansaba simulando trabajo.

El primer hecho se registró en la calle Artesanías de la comunidad de Tizatlán donde los propietarios de una tienda fueron amarrados y golpeados, los despojaron de dinero en efectivo y de tarjetas bancarias.

En un segundo hecho un repartidor fue amagado y golpeado severamente cuando daba servicio sobre la calle 16 de Septiembre de la comunidad de San Gabriel Cuahutla.

Lo lamentable es que en ambos hechos no hubo detenidos y la policía llegó sólo para tomar conocimiento y simular su preocupación.

Lo que es una realidad es que los ciudadanos ya están artos de la ineptitud del presidente de cuarta, no da una, la delincuencia es la que ya gobierna en la capital.