Mientras Mariano González Zarur despilfarró millones de pesos en costosos bufets de abogados amigos suyos para destrabar el tema de la Central de Abastos y Marco Mena evitó resolver este conflicto, la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros en menos de 100 días al frente del Poder Ejecutivo ya pudo solucionar esta situación de manera favorable y con una cifra relativamente económica para las finanzas del estado.

Serán 250 millones de pesos y no los cientos de miles de pesos que inicialmente exigían las empresas Díaz Gayosso Construcciones y Proyectos, Orión Global Group y Alpha Central de Abastos Tlaxcala, lo que costará la solución de este problema, luego de que se suscitarán cancelaciones en el gobierno de Mariano González.

El mencionado centro de almacenamiento y distribución se planeó y se empezó a edificar en la administración del ex gobernador panista Héctor Ortiz Ortiz, pero éste es cancelado por el rencoroso y malhumorado Mariano González que de forma arbitraria y discrecional decidió no continuar con un proyecto de su enemigo político, de ahí que los empresarios involucrados demandaron no sólo para recuperar su inversión, sino para recibir con una buena compensación por los daños y perjuicios que estaban sufriendo.

El costo que exigían los empresarios al gobierno del estado era por alrededor de mil millones de pesos, lo que generaría un importante boquete en las finanzas públicas por el capricho del exgobernador y que hoy cuestan al erario 250 millones de pesos gracias a la destacada negociación de Lorena Cuéllar.

Lo mejor de todo es que con este dinero no sólo se terminará con el litigio, sino que además el gobierno local se quedará con la propiedad de casi 15 hectáreas y lo poco que se logró construir en la administración del panista Héctor Ortiz Ortiz.

Es así que la gobernadora de la 4T, les ha dado una catedra a Mariano González y Marco Mena de como resolver un conflicto que llevaba más de 10 años trabado por la falta de sensibilidad de los dos exmandatarios.