La desaparición de la franquicia de futbol “Coyotes de Tlaxcala” esta en manos del millonario empresario textilero Rafa Torre Mendoza, quien no recibirá el mismo apoyo por parte del gobierno del estado para mantener este equipo al haber prioridades para la nueva administración estatal que encabeza la gobernadora, Lorena Cuéllar Cisneros.

Aunque no se sabe concretamente cuanto es el monto que el erario público le ha destinado al equipo de Rafa Torre desde los tiempos de Mariano González Zarur, se tiene el conocimiento que sólo en el gobierno del espurio Marco Mena Rodríguez se entregaron alrededor de 90 millones de pesos para el funcionamiento de esta franquicia.

El nuevo gobierno de la 4T al reconocer que hay acciones de mayor prioridad en donde se deben aplicar los recursos públicos, determinó que sólo apoyaría con 8 millones de pesos por año a este equipo, lo que causó una evidente molestia al dueño de esta franquicia que se logró gracias al apoyo de su amigo Mariano González Zarur mejor conocido como Manchis.

Es así que, de 18 millones de pesos con Marco Mena, el gobierno lorenista sólo autorizó 8 millones de pesos, por lo que el empresario textilero ha comenzado a presionar a la administración morenista con la intención de que se amplie el financiamiento.

La inversión en los Coyotes de Tlaxcala ha sido millonaria, ya que sólo en la remodelación del estadio Tlahuicole se invirtieron alrededor de 150 millones de pesos del dinero de los tlaxcaltecas, aunado al dinero que cada año se le ha venido entregando a la franquicia desde los tiempos de Mariano González.

Lorena Cuéllar ha sido firme y aunque se ha comprometido a apoyar a este equipo con 8 millones de pesos cada año, ha dado prioridad a otras acciones que son urgentes para los tlaxcaltecas, evidenciando que el gobierno de la 4T esta aplicando cambios sustanciales en la manera de gobernar.