Regidores y presidentes de comunidad de El Carmen Tequexquitla denunciaron las graves anomalías en que está incurriendo la presidenta municipal Araceli Martínez Cortés, quien reciente presionó a los integrantes del Cabildo para que avalaron el presupuesto de egresos del 2022 sin permitirles revisarlo o hacer algún comentario u observación.

A través de correos hechos llegar a la redacción, los inconformes sostienen que los malos manejos financieros es lo que prevalece en ese ayuntamiento, pues por lo menos se tiene documentada la existencia de 41 aviadores que cobran entre 8 mil y 13 mil pesos cada uno sin que ninguna acuda a trabajar en las oficinas del municipio.

La alcaldesa Araceli Martínez, agregaron, nos obligó a aceptar a esos trabajadores externos que supuestamente están asignados a los regidores y a los presidentes de comunidad, pero en realidad se trata de personal que nadie conoce porque no hacen ninguna labor en el ayuntamiento.

En la última sesión de Cabildo los integrantes fuimos amenazados y obligados a firmar documentos que avalarían los malos manejos financieros de la actual administración, mismos que están siendo solapados por el síndico municipal que está apoyando que a las presidencias de comunidad no se les entregue su presupuesto ni a la colonia Mazatepec, explicaron.

Hasta donde se sabe, añadieron, la nueva administración ha recibido por parte de la Secretaría de Finanzas transferencias por cerca de 22 millones de pesos, pero nadie conoce en qué se gasta ese dinero porque los ciudadanos que acuden por un apoyo para una medicina o para otra emergencia no reciben nada.

Además, continuaron, los hijos de la presidenta municipal cobran una comisión a los trabajadores que recomendaron. A los regidores y a los presidentes de comunidad no se les da ningún apoyo y sólo deben ajustarse a su salario, lo cual les impide atender y ayudar a los habitantes de El Carmen Tequexquitla.

Respecto al problema de la inseguridad, los miembros del Cabildo lamentaron que la presidenta municipal haya contratado a Víctor García como director de la Policía Municipal, que fue detenido por extorsión y robo en el año 2000.

Junto con él trabaja otro comandante de malos antecedentes como es Antonio Aguilar Bonilla, quien también estuvo detenido por homicidio y robo de transporte.

Por esa razón, el sobrino de la alcaldesa su sobrino Abraham Martínez , alias "la Tuza", sigue haciendo de las suya en el municipio y en la región, pues se dice que sería el responsable de la distribuidor de drogas y que tendría relación con las bandas dedicadas al robo de transporte de carga.