Como parte de la lucha contra la impunidad y la corrupción que le encomendó la gobernadora, Lorena Cuéllar Cisneros, la titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Ernestina Carro Roldán continúa con el despido de fiscales que todo indica, frenaron la aplicación de la justicia en diferentes casos, buscando así que esta dependencia cumpla con su cometido y haya una verdadera procuración de la justicia.

Se trata del fiscal Antisecuestros, el fiscal Antitrata y el fiscal Anticorrupción, quienes habrían intervenido para detener al menos el 90 por ciento de los casos que tuvieron en sus manos durante el tiempo que se mantuvieron en esta dependencia, lo que hablaría de casos específicos en donde la corrupción estaría presente.

Carro Roldán aclaró que la salida de estos tres personajes y alguno otro personal operativo tiene que ver con mejorar la procuración de justicia atacando la impunidad y a su vez la corrupción y, no por tintes políticos de haber pertenecido a la anterior administración en manos de un gobernador de extracción priísta.

Y aunque es claro que existió la impunidad y corrupción en estas Fiscalías creadas hace unos años, la procuradora adelantó que no se ha iniciado algún tipo de procedimiento en contra de estos personajes y personal involucrado en haber frenado investigaciones.