Después de 40 años el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Noé Rodríguez Roldán, renunció al cargo y dejó abierta la posibilidad de irse a Morena.

El ex diputado local comentó que esa desición ya la había tomado desde hace meses pero prefirió que primera pasara el proceso electoral extraordinario para poder dejar el cargo.

También lamentó que en este momento el PRI se encuentra con una estructura debilitada y que "en un acto de congruencia decidió retirarse", no sin antes evidenciar que la dirigencia nacional del tricolor sólo simula la unión de la militancia.

Explicó que desde este momento se dedicará a atender asuntos personales y analizará ofertas políticas hasta su debido tiempo.

Rechazó que en la pasada elección se haya inclinado a favor de candidatos que no formaran parte de la coalición "Unidos por Tlaxcala", "el compromiso fue firme con la candidata a la gubernatura, tan es así que el PRI fue el que más votos metió a las urnas".

A pregunta expresa sobre las críticas que lanzó al partido del Presidente de México, "no fui crítico de Morena sino de algunas acciones que no comparto".