Muy pocas familias cuentan con recursos para comer diariamente y por eso ofertan a sus hijas

Con la victoria de los talibanes, las mujeres o niñas vieron sus derechos anulados y dicho grupo fue mucho más relegado.

De acuerdo con UNICEF, las niñas afganas son prometidas para futuros matrimonios, a cambio de dotes con sólo unas semanas de nacidas; lamentablemente, la situación se volvió una constante en el país.

Es el caso de Qadir “N”, quien vendió a su hija mayor cuando tenía 5 años a un pederasta de 52, por mil 386 libras esterlinas; la falta de comida y “el miedo” de que sus hijos “murieran de frío en el invierno”, lo llevaron a tomar esta decisión.

“Tuve que venderla para mantener con vida a los demás, no tenía otra opción”, se justificó; ahora, la menor tiene 7 años y el hombre a quien ha sido vendida todavía no viene por ella, pero puede hacerlo en cualquier momento y saben que lo hará.

“Ella llora todo el tiempo, le pregunta a su madre por qué la vendimos: su futuro está arruinado; no estoy seguro de cómo vivirá el hombre con ella, ya que es tan pequeña y no puedo dormir pensando”, declaró el padre de 35 años.

Su caso no es aislado pues la ONU, indicó que sólo el 5 por ciento de las familias en Afganistán, tienen lo suficiente para alimentarse todos los días.