Desde la perspectiva de la coordinadora de la fracción parlamentaria del PRI en el Congreso del Estado, Blanca Águila Lima, las campañas de prevención contra la rabia y esterilización de perros y gatos han sufrido una caída por las malas decisiones que ha tomado el director del Módulo Canino de la Secretaría de Salud, Ever Mena Rodríguez. 

“Todos estos logros se han ido por la borda en los dos últimos años, provocado por las decisiones arbitrarias al colocar al frente de este importante programa federal de salud pública, a una persona con un limitado conocimiento técnico; lo que ha provocado que el Estado retroceda décadas. Los registros en las plataformas sustentan lo dicho”.  

Además, detalló que “tan solo en el año 2020, solo se vacunaron 308 mil371 perros y gatos, 41 mil 718 animales menos que en el año 2019. Así mismo en el 2020 se esterilizaron 17,722, perros y gatos, 9,513 animales menos con respecto al año 2019”. 

Durante la sesión ordinaria subió a la máxima Tribuna a solicitar la urgente destitución de quien se ostenta como director de la unidad canina, debido a diferentes anomalías denunciadas por los mismos trabajadores. 

“Da indicaciones al personal Médico Veterinario para que utilice anestésicos caducos en las campañas de esterilización quirúrgica de perros y gatos, en los municipios del Estado poniendo en riesgo la vida de estos animales”. 

“Envía al personal Médico Veterinario a realizar campañas de esterilización sin los medicamentos e insumos indispensables”. 

“Hostigamiento permanente al personal con cambiarles de adscripción o levantarles actas administrativas, si no acceden a lo que les indica, presumiendo sus influencias con el gobierno anterior y se presume en el actual”. 

“Obligar al personal a realizar actividades que ponen en riesgo su salud, como es el de quitar las etiquetas y lavar frascos vacíos de vacuna antirrábica canina, para venderlos a establecimientos de reciclaje para obtener ingresos”. 

Por todo lo anterior hizo un llamado para que las autoridades competentes valoren la permanencia del funcionario estatal para que la unidad ofrezca el servicio que se merecen los tlaxcaltecas.