El ridículo diputado Fabricio Menda Rodríguez se sintió ofendido luego de que su coordinadora de bancada exigiera en la tribuna la inmediata destitución del director del Modulo Canino por hostigamiento, incompetencia y posible abuso de autoridad.  

Al congresista le dolió que hablaran mal de Ever, “Es egresado de la UNAM y lleva más de 30 años desempeñándose en el área que le compete, (…) los señalamientos son falsos (…), los planteamientos están inclinados hacia un tema político”.  

En concreto lo que dio a entender es que no coincide con los señalamientos que hizo su coordinadora y que se siente victima porque lo estarían presionando para que vote a favor del “fondo moches”.  

Lo que ya no recuerda es que mientras su hermano se mantuvo en la gubernatura, el ahora diputado ofendido habría hecho excelentes negocios que le dejaron importantes ganancias; actualmente se da golpes de pecho. 

Durante una rueda de prensa que ofreció este día, dijo que esta en desacuerdo con la aprobación del fondo de los municipios, ya que los diputados tienen la obligación de legislar y no de hacer trabajos que le corresponden al Ejecutivo.