En la Legislatura pasada, el diputado Miguel Ángel Covarrubias Cervantes fue acusado de entregar animales de ganado enfermos, mismos que fueron adquiridos con el “Fondo Moches”. 

Las inconformidades de las familias afectadas no fueron escuchadas, pese a los reclamos, lo que se interpretó como una burla ante la necesidad de quienes requieren apoyos.  

Después de varios meses subió con la frente en alto para exigir justicia para el estado de Tlaxcala, se mostró indignado por la fuga del ex titular de la Secretaria de Seguridad Ciudadana Alfredo Álvarez Valenzuela y solicitó la comparecencia del titular de la Secretaria de Gobierno, Sergio González Hernández para que explique la crisis de seguridad que esta viviendo la entidad.  

Sin calidad moral, el perredista y ahora petista, pide que se investigue a los mandos y funcionarios en general para que se descarte a personas “maleadas” en el gabinete del presente gobierno estatal. 

Desde que el petista fue presidente municipal de Texoloc cayó en los excesos, incluso fue captado orinado al interior de un taxi y en estado etílico, como diputado se descaró entregando apoyos de mala calidad y siempre se ha mostrado déspota ante sus representados.