Nuevamente falló el titular de la Secretaría de Gobierno (Segob), Sergio González Hernández, luego de que llegaran elementos federales a detener a Alfredo Álvarez Valenzuela que se desempeñaba al frente de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), evidenciando que el expanista no ha tenido la capacidad de asumir un cargo como el que ostenta a pesar de las torpezas y errores cometidos en los municipios.

Lo mínimo que tenía que hacer Sergio González era tomar su teléfono “googlear” a los funcionarios y ver si existía algún indicio que los pudiera evidenciar dentro de algún acto fuera de la legalidad, sin embargo, el exlíder albiazul ha preferido utilizar la inteligencia del estado en asuntos políticos y personales, antes que cumplir para lo que los tlaxcaltecas le pagan.

Dentro del gabinete de la 4T se sabía que algo raro ocurría con Álvarez Valenzuela, pero tuvieron que esperar a que fuera requerido por un juez federal para reaccionar tardíamente como ocurrió en Mazatecochco y Xicohtzinco, lo que permitió que el exfuncionario estatal pudiera evadir a la justicia.

Incluso en la rueda de prensa realizada, el titular de la Segob sostuvo que cuando arribaron elementos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) que acudieron a la detención de Álvarez Valenzuela, todavía Sergio González se aventó a decir no mostraron una orden para que se presentara en el juzgado o que existiera algún vínculo de delito.

De nueva cuenta le salió lo novato al funcionario que presumió haber sido secretario de Gobierno con Héctor Ortiz, en una época totalmente diferente en al que no se contaba con la legitimidad y el respaldo popular con el que llegó al cargo la gobernadora, Lorena Cuéllar.

Los años han pasado y se nota que Sergio González ya vivió sus mejores tiempos, cuando no se le cuestionaba nada a alguien de su nivel, pero hoy la situación ha cambiado y cualquier tlaxcalteca puede utilizar el buscador más conocido para tener una referencia de alguien y más aún cuando se trata de un servidor público.

En la pagina oficial de la Segob dice, “Somos una Dependencia perteneciente al Poder Ejecutivo del Estado de Tlaxcala, la que tiene por objeto proporcionar servicios de calidad a través de sus diferentes Direcciones garantizando la Seguridad  e  Integridad Física y Material, manteniendo la   Paz y la Estabilidad Social, a través del diálogo y la concertación Social Política, para hacer vigente el Estado de Derecho, buscando así la Resolución de asuntos de nuestra competencia con el fin de establecer una convivencia armónica y pacífica para los habitantes de Tlaxcala”.

Y en cuanto a visión agrega, “Hacer de Tlaxcala una Entidad Federativa con Orden y en Paz Social, propiciando en todos los Ciudadanos la integridad, la sensibilidad humana en el trabajo de equipo, Seguridad y Certeza Jurídica, Política y Social, garantizando sus bienes, actividades y a la vez respetando su dignidad, libertad y derechos humanos, creando un clima de Legalidad y Seguridad Pública para la Inversión, el crecimiento y Desarrollo Económico Social del Estado”.

Algo que claramente no se ha logrado y ha quedado expuesto con el caso de Álvarez Valenzuela que hoy se encuentra huyendo, gracias a que se reaccionó tardíamente por parte del encargado de la política interna del estado.