A días de que se lleve a cabo la elección del próximo dirigente de la sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), maestros denunciaron la injerencia directa y la mano del todavía líder sindical, Demetrio Rivas Corona para favorecer a José Arturo Morales Juárez de la plantilla blanca denominada “Lealtad”.

“Arturo Morales sólo es un títere de Demetrio Rivas y representa el continuismo de un sindicato que en su momento, no nos defendió y se puso del lado del gobierno que quiso violentar nuestros derechos, se vendieron y hoy aseguran que son diferentes y quieren mantenerse en el poder “, dijo un representante de la zona 02 de educación primaria.

Un ejemplo es qué hay 24 personas que se encuentran dentro de la planilla de Demetrio Rivas y que para este próximo período, pretenden mantenerse en la posición, aun cuando no han dado resultados y han dejado al abandono a los miles de agremiados del sindicato más poderoso del estado.

“Ahora quieren ser diferentes y olvidan que son parte de un sistema que comenzó su decadencia con el arribo de AMLO a la presidencia de la República, el viejo sistema los hizo y hoy quieren verse democráticos cuando se sabe que son más de lo mismo, mismas prácticas y misma manera de vivir a costa de los maestros”, sostuvo otro docente de la zona 01 del sector secundarías.

Esto luego de que a pesar del interés de la actual dirigencia de este sindicato para que la elección se realizara por dedazo como lo venían haciendo y que, gracias a la lucha de otros agremiados se logró que en Tlaxcala se permitiera el voto director por primera vez en la historia de este sindicato, con lo que se espera mayor democracia.

No obstante, este logro no ha impedido que se recurra a las viejas prácticas, ya que docentes de este sindicato, afirman que son presionados por la estructura que en la SEPE- USET tiene a su cargo, Homero Meneses Hernández, quien estaría metiendo las manos en contra del sindicato que pide la libertad de voto como lo hizo él en su momento.