El presidente municipal de Zacatelco, Hildeberto Pérez Álvarez, desde que tomó protesta se ha quejado de todo, culpa a quienes lo antecedieron y antepone mil pretextos para no trabajar. 

Lo que no se ha dado cuenta el inepto presidente es que el pueblo lo eligió para que de soluciones no para que ponga pretexto y haga berrinche por los abusos que cometió la trácala de Tomás Orea Albarrán. 

La gente está esperando que inicie su gestión y ponga en marcha los proyecto que tanto presumió en el toque de puerta, actualmente los ciudadanos están decepcionados de su autoridad. 

Hay razón en decir que el ex presidente lo dejó sin unidades, pero no se trata de echar la pelotita a nadie, sino que ponga manos a la obra y demuestre su capacidad que presumió cuando pidió el voto. 

Lo que es un hecho es que la delincuencia ya se desató en todo el municipio, el robo de autos y los asaltos son una constante; sin embargo, el presidente está más ocupado en presumir el pan con helado.