La incorporación de integrantes de la planilla blanca que encabeza José Arturo Morales en la contienda por la renovación de la dirigencia de la sección 31 del SNTE, a la administración estatal, ha provocado el malestar de la base docente que criticó que exista un conflicto de intereses de quienes buscan representarlos y forman parte también de la parte oficial. 

Y es que ante la derrota que vislumbrarían, algunos integrantes de la planilla de José Arturo Morales ya buscaron "hueso" y han sido nombrados en cargos dentro de la administración pública estatal. 

Los propios integrantes de la planilla denominada Lealtad, han manifestado anteriormente que la falta de experiencia y respaldo de la base trabajadora al proyecto que encabeza Arturo Morales no le permitido crecer. 

Por ello, algunos de ellos han decidido abandonar los trabajos de propesilitismo a favor de Arturo Morales para sumarse a sus nuevos puestos de trabajo. 

Tal es el caso de José Luis Flores Aguilar, quien se fue como director de los Cecytes, mientras que al mismo tiempo es integrante de la planilla denominada, curiosamente, Lealtad,  con la cartera de secretario de Trabajo y Conflictos de secundarias generales. 

Otro caso es el de Jesús Omar López Conde, secretario de conflictos de primarias que dejó abandonada la cartera pata irse como funcionario del programa de extensión territorial en la USET.  

Estas irregularidades han generado inconformidad en la base trabajadora, ya que se genera un conflicto de intereses, pues no saben a quien van a representar si a los maestros o la parte oficial y se cuestionan quién va a proteger los derechos de los trabajadores, si ellos  están cuidando los intereses del patrón.  

De esta forma, agregaron que en estas circunstancias la base trabajadora no se siente representada por la planilla que encabeza Arturo Morales Juárez.