El líder de la Sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (Snte), Demetrio Rivas Corona, abandonó al gremio docente en la etapa más crítica de la pandemia del Covid – 19. 

A la fecha han muerto alrededor de 80 maestros víctimas de la nueva enfermedad y que no han recibido el respaldo de quien se supone “lucha por los derechos y bienestar de los académicos”. 

El SNTE permaneció cerrado durante mucho tiempo dejando a la deriva a los trabajadores de la educación. Demetrio Rivas se ausentó y tiene apenas unas semanas que volvió a reaparecer para simular su preocupación por los maestros. 

En este momento su mayor ansiedad es apuntalar la llegada de su pupilo Arturo Morales con la planilla de la lealtad, pero al parecer los ánimos están por los suelos ya que la suma de voluntades ha resultado un fracaso.  

Se prevé que el próximo 21 de octubre se realicen los comicios para que el SNTE renueve su dirigencia, ese será el momento clave para que los docentes cobren la factura a Rivas Corona por gandalla.