En los últimos años, la industria de los cómics ha trabajado para aumentar la representación LGBTQ+, y ahora DC está dando un paso muy importante al hacer oficial que Jon Kent, el hijo de Superman, es bisexual en las historietas.

De acuerdo con IGN, Jon, quien heredó oficialmente el manto de Superman luego de los eventos ocurridos en el crossover Future State, se declarará bisexual en el próximo número del cómic recién lanzado Superman: Son of Kal-El.

Superman: Son of Kal-El se centra en el hijo de Superman. A sus 17 años, Jon tiene que lidiar con una gran responsabilidad, pero, afortunadamente, hay alguien con quien puede compartir su asombrosa vida: Jay Nakamura.

Nakamura es un hacktivista que ha ayudado a Jon y que idolatra a su madre, Lois Lane. Ambos, como se puede ver en una imagen compartida por DC Comics, se darán su primer beso en el número 5 del innovador cómic.

Una oportunidad para la representación LGBTQ+

De acuerdo con Tom Taylor, escritor de Superman: Son of Kal-El, el hecho de que Jon Kent sea bisexual en su cómic era una gran oportunidad de representación de la comunidad LGBTQ+ en el mundo de las historietas… y no iba a desaprovecharla.

“Cuando me preguntaron si quería escribir un nuevo Superman con un nuevo número 1 para el Universo DC, supe que sustituir a Clark por otro salvador blanco heterosexual podría ser una verdadera oportunidad perdida. Siempre he dicho que todo el mundo necesita héroes y que todo el mundo merece verse a sí mismo en sus héroes. Hoy, Superman, el superhéroe más fuerte del planeta, se declara bisexual”, comentó.

Por su parte, el artista John Timms explicó por qué es muy importante que justamente este Superman, Jon, sea bisexual:

“Es algo muy importante hacerlo con Jon Kent como Superman. Como hemos visto crecer a Jon ante nuestros ojos, será interesante verlo no solo intentando encontrarse a sí mismo como persona, sino como superhéroe global en el complejo ambiente de la vida moderna”, sentenció.

Los creadores de Superman: Son of Kal-El esperan que en el futuro la orientación sexual de los personajes de los cómics sea considerado algo “irrelevante”, en el buen sentido, ya que hay aspectos más importantes que notar sobre ellos.