Aunque la mayoría de la ciudadanía tlaxcalteca votó por un cambio y la gobernadora, Lorena Cuéllar Cisneros ha mostrado una diferente manera de gobernar más humana y privilegiando el trabajo sobre los intereses personales, dentro de la Secretaría de Salud (SESA), persiste el manejo de Blanca Águila Lima para beneficiarse como lo ha hecho durante los últimos años de gobiernos priístas.

No han pasado dos meses y la eterna lideresa sindical, ya tiene un alianza con el titular de la SESA, Rigoberto Zamudio Meneses y protegen intereses en común, hecho que quedó evidenciado con la recontratación de dos personajes de nombres, Guillermo Pérez. y Gabriel Sánchez.

Estos dos priístas fueron removidos de la SESA, luego de que fueron descubiertos presuntamente recibiendo dinero de proovedores de esta dependencia, quienes tras juntar el recurso acudían a la casa del exdirector jurídico, Francisco Lara Mena para posteriormente supuestamente repartirlo con el exsecretario de Salud, René Lima Morales y luego el primero llegar a dar la parte a su tío, Fabricio Mena Rodríguez, hermano del exgobernador del estado, así como la lideresa sindical.

Y aunque fueron echados la semana pasada de la SESA, de inmediato se movilizó Blanca Águila para que fueran colocados nuevamente y premiar su lealtad por su destacado trabajo, logrando que Rigoberto Zamudio los pusiera en el Hospital de la Mujer y en el Hospital Regional de Tzompantepec en Jornada Acumulada para que los trabajadores no se cansen.

Trascendió que ya existen acuerdos muy serios entre Rigoberto Zamudio y Blanca Águila para seguir manejando los recursos que entran a la SESA por diversas compras, dejando la evidencia que los recaudadores del dinero ahora fueron colocados nuevamente pese a que los descubrieron en la movida.

A esto se suma el hecho de que Rigoberto Zamudio ha movido por todos los medios para recontratación de empresas ligadas a Mariano González Zarur, la cuales incluso fueron acusadas en otros estados por malos manejos, además de ser multadas por la federación.

No es extraño que el mismo Rigoberto Zamudio tenga conexiones con empresas contrarias a la 4T, ya que el mismo a través de sus redes sociales arremetía en contra del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.