Lo que empezó como un capricho ahora se ha convertido en un acto de nunca acabar, se confirmó el ataque de un integrante del Movimiento por la Recuperación de Xicohtzinco que se debate entre la vida y la muerte. 

Desde el mes de junio Luciano Crispín Corona Gutiérrez, encabezó un movimiento bajo el argumento de haber detectado actos de corrupción en el gobierno del ex presidente José Isabel Badillo Jaramillo. 

Ligado a lo anterior, se integró la inconformidad por los resultados en el proceso electoral del 6 de junio donde resultó victorioso el actual munícipe, Luis Ángel Barroso. 

Al paso del tiempo el ex titular del OFS aceptó entablar mesas de dialogo en las oficinas de gobernación, al entregar su pliego petitorio solicitó para retirarse 30 puestos dentro de la administración municipal. 

Al ser rechazada su petición bajaron su propuesta a 15 espacios, pero pretendían la tesorería y la dirección de obras, lugares que serían ocupados por el mismo ex titular del OFS y otro de sus aliados, sin embargo, la negociación no tuvo frutos y no hubo otra alternativa más que regresar a su campamento y esperar a que transcurra el tiempo. 

Pese a lo anterior, hoy se suscitó un hecho lamentable, uno de sus seguidores fue baleado y está luchando por sobrevivir.