A pocos días de haber iniciado funciones, ya empezaron a darse los primeros jaloneos entre los integrantes de la LXIV Legislatura, tal es el caso de este jueves cuando el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política, el morenista Rubén Terán Águila pidió respeto a su comisión luego de que el congresista de Nueva Alianza Bladimir Zainos Flores fijara un posicionamiento respecto al voto de los presidentes de comunidad en los cabildos.  

El delicado Zainos Flores subió a la máxima tribuna en el punto de asuntos generales se puso rudo y exigió que el Poder Legislativo emitiera un posicionamiento respecto al tema que ha resultado controvertido en las administraciones municipales, pues no se sabe con claridad si los presidentes de comunidad tiene derecho a voto o sólo voz en las sesiones de los cabildos.  

El también expresidente municipal citó la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación donde declara invalida la figura de los presidentes de comunidad, pero tal sentencia no será válida hasta que se haga la modificación a la Ley en la entidad tlaxcalteca.  

Después de la participación, el morenista Rubén Terán pidió el uso de la palabra y demandó respeto a su figura como presidente de la JCCP. Exhortó a sus homólogos a que sus posicionamientos se sometan a los tramites de los órganos internos e intentó dar clases de comportamiento parlamentario, situación que provocó risa y malestar entre los legisladores locales.  

“Pedirles que contemplen de manera permanente que los exhortos legislativos hacia los diputados se hacen a través de iniciativas, puntos de acuerdo, de trabajo en comisiones, no se hacen sorpresas legislativas en asuntos generales, les pido respeto a quienes presiden las comisiones legislativas y de esa manera vamos a tener un trabajo ordenado”, precisó el ex diputado federal.  

Ante dicho posicionamiento el ex presidente de Tepeyanco se volvió a poner rudo y lanzó un nuevo zarpazo, pues calificó como errónea la postura del soberbio Terán Águila. “No estamos en la escuelita para pedir permiso y utilizar la máxima tribuna y manifestar nuestras inquietudes”, se lamentó el aliancista. 

Esto se interpreta como el rompimiento entre ambos congresistas, pues prácticamente se le está cuartando el derecho de expresión a los integrantes del Pleno, “se trata del punto de asunto generales” en donde cada diputado puede expresar loque quiera.