Derivado de las molestias que tuvieron los padres de familia de algunas instituciones de nivel básico por la mala calidad de los desayunos en la modalidad fríos que se estaban entregando a los menores de edad por parte del Sistema Estatal DIF, el gobierno de Lorena Cuéllar Cisneros a través de la Oficialía Mayor de Gobierno (OMG), determinó cambiar a la empresa que por años se había encargado de realizar este tipo de entrega a la administración estatal.

Se trata de una empresa ligada a los intereses del exgobernador, Marco Mena Rodríguez y que tendría contratos millonarios supuestamente de nombre INSYALIM, y que debido a la urgencia de entregar los desayunos fríos a los beneficiaros se tuvo que realizar una adjudicación directa por 67 millones de pesos a las comercializadoras, La Italiana S-A de C.V y Grupo Ailic S.A de C.V.

Estas empresas se sospecha que, serían parte de un conglomerado de firmas que supuestamente han cambiado de nombre y que estarían ligados a fuertes inversionistas que han sido beneficiados en el Poder Judicial y en el gobierno de Miguel Barbosa Huerta, las cuales también estarían operando en Tlaxcala y quizás tendrían los mismos dueños que la que fue quitada del contrato por parte de la nueva administración de la 4T.

Tocará a la Contraloría del Ejecutivo que esta a cargo de Eréndira Cova Brindis y de su concubino, investigar si hubo algún tipo de anomalía en los contratos de las anteriores empresas, las cuales estaban cercanas al hoy diputado local y hermano del anterior gobernador, Fabricio Mena Rodríguez, también cuñado de la hoy titular del Poder Ejecutivo.

Esto debido a que han sido meses los que ha durado la pandemia y la suspensión de clases presenciales, por lo que la entrega de desayunos fríos tuvo que haberse frenado y se tiene que conocer si siguieron recibiendo el dinero por parte del estado o que pasó con esos recursos que podrían haberse dilapidado en la corrupción.