Ante la sospecha de que será a principios del próximo mes la elección para quien estará al frente de la sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), José Arturo Morales Juárez se volcado de tiempo completo a realizar labores proselitistas y abandonar sus labores como docente, siendo él el candidato oficialista respaldado por el todavía dirigente sindical, Demetrio Rivas Corona y presionados por algunos funcionarios de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE) y de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala (USET).

Profesores cansados de la falta de democracia al interior de este sindicato, lamentaron que Arturo Morales cínicamente realice labores proselitistas y no atienda sus actividades como docente con el respaldo de la cúpula que, quiere mantener un títere al frente de esta importante posición que es fundamental para el sector magisterial.

Profesores agremiados a la sección 31, denunciaron que están siendo presionados desde la nueva administración para apoyar a Arturo Morales y que se mantenga el sindicato al estilo priísta y en contra de lo que representa la democratización de los sindicatos que es una de las líneas que pretende la 4T del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Trascendió que desde la oficina principal de la SEPE- USET a cargo de Homero Meneses Hernández se cocina la operación al estilo priísta para apoyar a Arturo Morales y mantener el mismo régimen del tricolor, tal y como ha sucedido en lo que lleva de vida este sindicato, olvidando la verdadera representación del magisterio.

Los maestros, pidieron que se les deje elegir sin presiones y libremente, tal y como lo ha pedido el presidente AMLO y como lo permitieron hacer con la gobernadora, Lorena Cuéllar, evitando así que funcionarios del nuevo gobierno pretendan un sindicato a base intimidaciones que estarían mandado desde las oficinas de la SEPE- USET.