Molestos por la burda actitud solapada por los directivos y el propio titular de la Secretaría de Educación Pública en el Estado (Sepe-Uset), Homero Meneses Hernández, padres de familia denunciaron ante este medio de comunicación los abusos en que han incurrido varios docentes, quienes por contradictorio que parezca, han optado por dar clases presenciales de forma virtual.

Lo anterior, porque a pesar de que los docentes están obligados a impartir clases a los estudiantes que deseen recibirlas en las aulas, un grupo de ellos han optado por continuar con la modalidad virtual para realizar su trabajo desde la comodidad de su casa y solo saturándolos de tareas que, en algunos casos, inclusos se las envían a la 01:00 horas de la mañana o convocan a reuniones a las 05:00 horas.

De acuerdo con la queja de los padres, pese a que en algunos grupos entre el 60 y 70 por ciento de los estudiantes decidieron acudir a clases presenciales, docentes como Isela Lima, decidió darles clases de forma virtual, para lo cual les exigió a los estudiantes llevar a su escuela teléfono celular o tabletas con servicio de Internet para que les pueda dar su clase de forma virtual.

Los paterfamilias externaron su inconformidad, pues aseguraron que uno de los motivos por los que optaron por enviar a sus hijos a clases presenciales, es porque en sus viviendas carecen de equipos tecnológicos y menos de Internet, lo cual ya les afectó durante el año y medio que no pudieron acudir a las aulas.

Exigieron al titular de la Sepe-Uset, darse un tiempo para acudir a esta escuela y constatar lo que está ocurriendo con varios docentes que están obligando a los alumnos a tomar clases virtuales en su propia escuela o que por lo menos cambien a los maestros que se niegan a dar clases presenciales, ya que la educación de sus hijos está en riesgo y pese a que han enviado mensajes a Homero Meneses, éste simplemente no responde ni atiende sus demandas.

Acusaron los excesos de los docentes, pues hay quienes a media noche y en las primeras horas de la madrugada, se ponen a enviar tareas a los alumnos o los convocan a reuniones virtuales, mismo método que utilizan para solicitar las actividades y tareas por medio de plataformas digitales excluyendo a los alumnos que no cuentan con un teléfono ni internet, a pesar de que se encuentren presentes en su aula.