Al no completar el número de firmas que se requerían para competir por la dirigencia nacional del PAN, Adriana Dávila señaló que al interior de ese instituto político está realizando un proceso interno amañado. 

A través de un documento que hizo público en su red social, considera que las condiciones fueron inclinadas para que Marko Cortés lograra la reelección.    

“La ausencia de Gonzalo Altamirano y otros 5 comisionados en la reunión de la @CONECEN21 que solicité para conocer el avance de las denuncias que he presentado sobre nuestro proceso interno, confirma la falta de respeto a la militancia”. 

“La pequeña estatura de quienes hoy avasallan nuestra vida interna. Entiendo ahora, la negativa que recibí para que esta audiencia fuese pública; hasta el día de hoy, el trabajo de la @CONECEN21 tolera el abuso, la amenaza y las irregularidades que públicamente todos conocemos y que lastiman profundamente el espíritu democrático que muchos pensábamos se podía recuperar dentro de @AccionNacional”.  

Al parecer la diputada plurinominal solo habría recopilado 19 mil firmas a nivel nacional de las 27 mil que necesita, es decir el 10 por ciento del padrón de afiliados del instituto político.  

Adriana Dávila ha perdido credibilidad después de que por varios años se adjudicara posiciones importantes dentro del partido; incluso varios personajes reconocidos en la política se aislaron de ella e iniciaron su propia carrera.