Como en los viejos tiempos de la era orticista, Ignacio López Sánchez llegó con la espada desenvainada al ICATLAX y comenzó a despedir, supuestamente sin justificación a todos los priístas incrustados en esta área de gobierno, específicamente en la dirección Técnico Académica y de Vinculación.

Los priístas se sintieron agraviados por el paladín del orticismo que se transportó tres sexenios atrás a mediados de la década de los 2000´s y utilizó su poder para arremeter en contra de aquellos que comulgan con los exgobernadores, Marco Mena Rodríguez y Mariano González Zarur.

Los agraviados, sostuvieron que les dieron a firmar su renuncia en un documento que carecía de logos oficiales, además de que los supuestos abogados que pidieron esto, en ningún momento se acreditaron, por lo que apuntaron que hay poca seriedad por parte de los nuevos funcionarios de esta dependencia.

A esto se suma el hecho de que no recibirán liquidación para finiquitar sus servicios, por lo que se sienten agraviados con el nuevo gobierno que en esta dependencia esta hibrido entre el lorenismo pero que huele más al orticismo arcaico.