Aparte de que en Tlaxcala no logró el respaldo de los grandes liderazgos, trascendió que Adriana Dávila Fernández estaría fuera de la competencia para la dirigencia nacional del PAN.  

Al parecer la diputada plurinominal solo habría recopilado 19 mil firmas a nivel nacional de las 27 mil que necesita, es decir el 10 por ciento del padrón de afiliados del instituto político. 

Adriana Dávila ha perdido credibilidad después de que por varios años se adjudicara posiciones importantes dentro del partido; incluso varios personajes reconocidos en la política se aislaron de ella e iniciaron su propia carrera.   

En su más reciente visita Marko Cortés estuvo cobijado por el ex presidente municipal Adolfo Escobar Jardínez, la senadora Minerva Hernández Ramos y Aurora Aguilar Rodríguez.   

Lo mismo hicieron los alcaldes de Apetatitlán, Apizaco y San Antonio Cuaxomulco, Ángelo Gutiérrez, Pablo Badillo y Miguel Neria Carreño, respectivamente. 

Todo indica que Marko Cortés se ha convertido en un competidor libre, ya que el aspirante Gerardo Priego tampoco logro completar el número de firmas.