Tlaxcala es de los estados del país que ha registrado un aumento importante en la aparición de tomas clandestinas para robar combustible a Petróleos Mexicano, según reportes oficiales

Mientras a nivel nacional se reporta una baja del 4.97 del por ciento en el hallazgo de tomas clandestinas de hidrocarburos, en estado como Puebla registraron un aumento del 7 por ciento; Edomex, del 22 por ciento; Tlaxcala, del 177 por ciento; Baja California, del 60 por ciento; Michoacán, del 75 por ciento, y Nuevo León, del 41 por ciento, de acuerdo con cifras oficiales de Pemex.

Según una nota del periódico Reforma, los huachicoleros regresaron por sus fueros en Puebla, una de las entidades más golpeadas por el robo de combustible a Pemex en los últimos años y en donde, este año, se reporta un incremento de 7 por ciento de tomas clandestinas localizadas.

De enero a julio de este año, esa entidad gobernada por el morenista poblano Miguel Barbosa Huerta, registró un promedio mensual de169 tomas clandestinas a ductos de hidrocarburos (gasolina o diésel), el más alto reportado en esta administración federal.

En 2019, la gestión de Andrés Manuel López Obrador logró con la estrategia antihuachicol una reducción (con respecto a 2018) de apenas el 1.74 por ciento, con 153 tomas clandestinas mensuales.

No obstante, para el 2020 el fenómeno aumentó un 3.27 por ciento, al pasar a 158 piquetes en promedio mensual.

Para el periodo enero-julio de este año, el huachicol en Puebla aumentó en un 7 por ciento, con 169 tomas ilegales mensuales, de acuerdo con cifras oficiales de la empresa.

Dicha cifra es más alta que la reportada en 2016 en la entidad, cuando Puebla fue líder de piquetes a ductos de hidrocarburos de Pemex para extraer hidrocarburos, con 127 tomas clandestinas en promedio mensual.

Para 2017, el Gobierno federal, entonces a cargo del priista Enrique Peña Nieto, emprendió una ofensiva contra los delincuentes del Triángulo Rojo, y entre otras acciones se reportó un enfrentamiento en mayo de ese año en Palmar de Bravo comunidad localizada en la parte centro-este de Puebla, con saldo de cuatro soldados muertos y 12 lesionados.

Las tomas clandestinas bajaron en la entidad en ese año a 119 en promedio mensual.

Pero para 2018, Pemex otra vez registró un aumento en Puebla, con 172 piquetes mensuales a sus ductos.

Aunque varios alcaldes poblanos de diversos partidos han sido señalados de su complicidad con los huachicoleros, no fueron castigados.