Al interior de la OPD Salud se están registrando anomalías severas, por ello es necesario que la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros haga una revisión de la reciente asignación de plazas y se rompa con los vicios de corrupción, señaló un químico que fue dado de baja sin aparente motivo.  

A través de información que hizo llegar a este medio, el inconforme de quien prefirió que darse en la gracia del anonimato, informó que el 30 de junio le notificaron que su contrato se terminó en el Centro de Salud Urbano de Apizaco en el Área de Laboratorio Clínico.  

Explicó que durante siete años estuvo laborando y que en los tiempos difíciles de la pandemia desempeñó sus funciones como responsable del laboratorio y se le hace injusto que lo hayan dado de baja de manera repentina.  

“Durante un buen tiempo estuvo al frente del laboratorio mientras mis compañeros estuvieron resguardados por edad durante los tiempos difíciles de la pandemia, para ser precisos 9 meses. Culpo a la administración de Marco Mena y al influyentismo para que se basificara a personal que tenía menor antigüedad que su servidor y que algunos compañeros más nos partimos el lomo durante este tiempo”.