Tlaxcala se convirtió en el último ayuntamiento del estado en llevar a cabo la designación de funcionarios municipales, proceso que se dio en medio de una marcada división entre los integrantes del Cabildo que mostraron su rechazo a las propuestas y proceder autoritario del alcalde capitalino Jorge Corichi Fragoso.

Un grupo de regidores y con el respaldo de la síndica Rosalba Salas Jaramillo se opusieron que en la sesión extraordinaria de Cabildo se permitiera el voto de los presidentes de comunidad por contravenir la Constitución y un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin embargo Corichi decidió ignorarlos y concretar los primero nombramientos de su administración.

Como sucedió en el gobierno de estado donde se abrió la puerta a panistas y priistas, el alcalde Jorge Corichi decidió desplazar a los morenistas para beneficiar a Katy Verónica Valenzuela Díaz, que fue nombrada por el presidente municipal  como Secretaria del Ayuntamiento,  lo cual generó múltiples críticas y molestias porque la abogada omitió de su currículum vitae su pasado panista.

Como Jueza de la ciudad de Tlaxcala se designó a Minerva Mitre Sánchez y la maestra Carolina Figueroa Torres fue nombrada como la nueva Cronista.