Aunque no ha sido ratificada al frente de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y hasta el momento sólo funge como encargada del despacho, esperando que el Congreso del Estado apruebe su nombramiento, Ernestina Carro Roldán ya fue señalada de actos de intimidación y de insensibilidad por parte de quienes laboran en la dependencia encargada de la impartición de justicia.

Carro Roldán fue señalada de haber metido a la cárcel a un agente de la policía de investigación por supuestamente abuso de autoridad, hecho que no habría estado sustentado por una indagatoria seria y en la que presuntamente sólo se consideró la declaración de una parte y no de ambas involucradas.

Incluso compañeros, inconformes por la supuesta injusticia, aseguraron que Ernestina Carro carece del conocimiento y que hay instancias como Asuntos Internos o la Unidad de Visitaduría que estarían en las facultades de realizar las investigaciones correspondientes y en su caso proceder.

Lo más grave de acuerdo con los compañeros del hoy recluso es que ahora están encerrado junto a varios de los que él mismo con su trabajo logró que se consignaran, lo que representa un evidente peligro para su integridad física al estar en un lugar en donde los reos pueden atentar contra él en cualquier momento.

Mientras tanto, su esposa e hijos ya no tienen el sustento familiar para sus necesidades más básicas, por lo que los quejosos pidieron la intervención de la gobernadora, Lorena Cuéllar Cisneros, ya que afirmaron que de la mano de ella contemplaron un cambio verdadero y ahorita la encargada de la PGJE muestra otra cara.