Han pasado unos días de que murió el gobierno de Marco Mena Rodríguez y las irregularidades de quienes estuvieron en esta administración siguen saliendo, como el caso de la directora Administrativa de la Secretaría de Salud (SESA), Giovanna Aguilar Meza que fue exhibida recientemente por haberse auto otorgado un bono de finiquito por 325 mil pesos, junto a otros beneficiados como el extitular de esta dependencia, René Lima Morales y el incomodo sobrino del exgobernador, Francisco Lara Mena.

Personal que labora en esta dependencia, hizo llegar a este medio las pruebas de que además de haberse asignado una importante cantidad de retiro por estar en esta dependencia alrededor de dos años, también ocupó algunas plazas de esta dependencia para su beneficio y el de sus allegados.

Trascendió que algunos puestos de trabajo los habría vendido en fuertes cantidades de dinero y otros más fueron para sus familiares y allegados, dejando acomodada a su parentela gracias al gobierno priísta del que nunca se quejó la líder sindical, Blanca Águila Lima y que ahora se presenta como una ferviente defensora de estas causas.

Esta sólo es una de las áreas administrativas de las que manejó el gobierno de Marco Mena pero que, en realidad fue Fabricio Mena Rodríguez quien acomodó a sus gentes más cercanas dentro de este tipo de lugares para realizar todo tipo de fechorías.