Aún cuando en la Secretaría de Salud (SESA) existen importantes carencias por la pandemia de Covid-19 y el sobreprecio a los medicamentos que manejó la administración de Marco Mena Rodríguez, el extitular de esta dependencia, René Lima Morales se entregó un finiquito antes de llevarse sus maletas por 669 mil 832 pesos, lo que equivale a más casi 14 años de salario de los médicos por contrato que percibían alrededor de 4 mil pesos mensuales.

Fue un total de 3 millones 119 mil 768 pesos lo que se repartieron entre 12 altos directivos de la SESA como liquidación de personal de confianza, entre ellos René Lima como el que mas percibió dinero público por haber estado al frente de esta dependencia en los últimos años a pesar de la inexperiencia mostrada que llevó a que en Tlaxcala se aplicara el tratamiento TRN4 contra el Covid-19 a pesar de que se demostró por expertos que era ineficaz.

A ellos se sumó Francisco Lara Mena, sobrino del exgobernador, quien también se llevó su tajada, pero él por 273 mil 597 pesos, ya que le hacía al director jurídico a pesar de que en innumerables ocasiones fue puesto en ridículo, principalmente por la eterna lideresa sindical de la SESA, Blanca Águila Lima

Otro que se llevó una buena liquidación fue el eterno amiguito del “Marianito”, Néstor Jiménez Flores que en 10 años pasó de ser el “ibm” a ser el titular del Instituto Tlaxcalteca de la Juventud (ITJ) y de la Coeprist, llevándose como finiquito la cantidad de 333 mil pesos del erario público en lo que se acomoda nuevamente en el aparato gubernamental.

No podía faltar quien ocupó el cargo como directora administrativa, Giovanna Aguilar Meza que se autoetiquetó la cantidad de 325 mil 83 pesos, suma que sería cualquier cosa comparada con los millones de pesos que manejó y que supuestamente se habría adjudicado por los “moches” de quienes proveían insumos a la SESA.