Mientras la gobernadora, Lorena Cuéllar Cisneros aplica todos sus esfuerzos en construir el mejor gobierno de la historia de Tlaxcala con acciones concretas en el rubro de la Salud y otros más, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Sergio González Hernández anda más ocupado construyendo el camino para disputar por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) la senaduría en 2024 y así ganar la primera elección en su vida.

Sergio González está desdibujado y ha cometido errores evidentes en los pocos días que tiene la administración lorenista, evidenciando que esa supuesta experiencia cuando era secretario panista, sólo era una suposición que podría pagar caro el estado y muestra que una persona no cambia en unos años, toda una vida de vivir del sistema.

Y en su alocada carrera por ser senador, Sergio González impuso a Víctor García Lozano como dirigente momentáneo de MORENA, mostrando la injerencia sobre el partido y haciendo a un lado a los verdaderos morenistas de posiciones importantes dentro de este instituto político, al menos en cuanto al proceso de afiliación que se realizará en los próximos meses.

De ahí que no dudo en que los primeros lugares para coordinar los distritos, se hayan otorgado a conocidos priístas como Erick Flores y Marco Rojas, personajes que carecen de legitimidad ante la base de MORENA que observa como un panista de la vieja guardia se apodera de su partido.

Trascendió que por el momento estaría utilizando a Víctor García para que más adelante, ya en un proceso formal, pueda imponer a Delfino Chamorro al frente de MORENA y así, ir garantizando espacios para la elección que se llevará a cabo en 2024.

La grilla que ha comenzado el panista disfrazado de morenista, también se vive al parecer en diferentes dependencias del gobierno lorenista, dónde la pretención es que, más que hacer un buen gobierno, hacerse del mayor número de lugares disponibles.

Como evidencia del mal trabajo realizado es que los diputados locales, podrían rechazar a Ernestina Carro Roldán para ser considerada como titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), ya que de aceptarlo se vería como una imposición por parte del Ejecutivo al Legislativo, algo que operó muy mal el panista mayor.

Es así que nuevamente, Lorena Cuéllar lucha con pocos aliados para enderezar el barco y lograr que su administración sea la mejor que ha tenido Tlaxcala y a pesar de que es la gobernadora con mayor legitimidad en la historia y con un sobrado currículum que la pone incluso en el plano nacional, tiene que hacer un doble esfuerzo por la inoperancia de un verdadero secretario de gobierno.

Mientras esto sucede, Lorena Cuéllar ya lleva aplausos pero sobre todo evidencias que con acciones como la del oxígeno gratuito para enfermos de Covid-19, quiere hacer historia en Tlaxcala y superar a sus antecesores con creces.