Entrevistados los constructores que participaron en la convocatoria para el proyecto ejecutivo que lanzó el Secretario General de Acuerdos del TJA, resulta que cobraron tres mil pesos por licitación, es decir la más barata. 

 Lo anterior fue sólo para darles atole con el dedo y legitimar a una convocatoria  fuera de la ley,  que presumen "estaba amarrada para poder asignará a un constructor AMIGO de los magistrados del tribunal de justicia administrativa". 

Los quejosos al enterarse elaboran un escrito para que el Congreso del Estado y el Sistema Estatal  Anticorrupcion de quien el TJA forma parte, investiguen y castiguen a quienes hicieron  jugadas sucias, "pedirán la inhabilitacion de los mismos".