Trabajadores del área de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia, pidieron la destitución de dos peritos que son allegadas al todavía titular de esa dependencia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, por su negligente labor en la identificación del docente del ITA, ya que demoraron más de año y medio en ello.

Los empleados denunciaron que la perito Claudia Judith del área de genética y encargada de tomar y verificar muestras, así como Patricia V., responsable de identificación humana, quien se supone hace las confrontas de genética y dactiloscopia para subir los datos a la base de personas desaparecidas, tuvieron diversas omisiones e irregularidades en su trabajo.  

“Tan es así que demoraron casi dos años en entregar sus dictámenes para por fin confirmar que el cuerpo que estaba en la morgue se trataba de un profesor del Instituto Tecnológico de Apizaco”, denunciaron.

Afirmaron que las dos peritos son protegidas del gris Procurador, de ahí que no hubo consecuencias en su deficiente desempeño que evidencia el pésimo trabajo que se realiza en esa dependencia estatal.