Este fin de semana un grupo de pobladores de Totolac se inconformaron por la instalación de una cantina en la plaza pública. 

Señalaron como responsable al munícipe Giovanni Pérez Briones; además para llamar la atención de la población a fin de impedir el montaje de los puestos fueron tocadas las campanas de la iglesia.

Los quejosos informaron que desde hace una semana entregaron un oficio al ayuntamiento, con el fin de solicitar una reunión para manifestarle su inconformidad con la apertura de bares u/o cantinas en la demarcación que "solo generan problemas y dan mala imagen" . 

De tal manera los inconformes arribaron a la plaza pública para exigir a los trabajadores detener la colocación de las estructuras de metal o de lo contrario las retirarían a “la mala”.