En la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado Municipal (CAPAM) no hay dinero para pagar las prestaciones de los trabajadores de base, incluso muchas de las deudas serán heredadas a la nueva administración.  

Lo que se ha convertido en un acto descarado y vergonzoso es que el director Antonio Robles Pineda antes de irse ha promovido plazas y dejará en perfectas condiciones laborales a su esposa y su sobrina.  

La conyugue es Nallely Guevara Domínguez y está ganando por quincena 9 mil 100.61 pesos, la sobrina es Fátima Robles Cuapio está dada de alta en el departamento administrativo y tiene un sueldo neto de 9 mil 100.61 pesos netos.  

La CAPAM en los últimos años ha generado polémica por los movimientos turbios de las finanzas, sin embargo, serán las autoridades correspondientes quienes se encarguen de deslindar responsabilidades.