El Robot Delta, como fue llamado por la variante que circula en el país, fue creado con ollas, sartenes y un monitor de televisión viejo

Un robot que fue diseñado en casa por aldeanos y programadores de Indonesia por diversión, ahora con la pandemia de COVID-19 cuenta con un nuevo uso, es decir, llevar comida a las personas que se aislaron por sí mismo o que se contagiaron del virus.

Se trata de un conjunto ecléctico de artículos para el hogar como lo son ollas, sartenes y un viejo monitor de televisión, el cual lleva por nombre “robot Delta”, haciendo alusión a variante altamente contagiosa del COVID-19 que ha circulado en el país.

“Con esta nueva variante de Delta y el creciente número de casos de COVID-19, decidí convertir el robot en uno utilizado para servicios públicos como rociar desinfectante, entregar alimentos y satisfacer las necesidades de los residentes que se autoaislan”, explicó Aseyanto, de 53 años de edad, quien es uno de los líderes vecinales que encabeza el proyecto.

Como se puede observar, la cabeza del robot está hecha de una olla arrocera y es operada por control remoto con una batería de 12 horas de duración.

Destaca que es uno de varios robots fabricados en la aldea de Tembok Gede, que ya cuenta con gran aceptación por su uso creativo de la tecnología.

Tras una caminar por la calle hacia la casa de un residente aislado, su hablante emite el mensaje “assalamu’alaikum” (La paz sea contigo), seguido de “Una entrega está aquí. Ponte bien pronto”.

El pueblo se ubica dentro de Surabaya, capital de la provincia de Java Oriental, siendo la segunda ciudad más grande de Indonesia, donde una segunda ola devastadora de infecciones por el virus se ha extendido el mes pasado.

Finalmente, la nación se ha convertido en el epicentro del brote de la pandemia en Asia, acumulando más de 3 millones 680 mil infecciones y más de 108 mil muertes por el virus, entre una población de más de 270 millones