Con motivo de los 500 años de la caída de Tenochtitlán, la senadora de Tlaxcala, Ana Lilia Rivera Rivera quiso robar reflectores en la tribuna del Senado, llorando frente a sus compañeros durante la intervención que tuvo para frenar el estigma de traición que pesa sobre el pueblo tlaxcalteca por la alianza con los españoles en contra de los mexicas.

Emulando a uno de los realitys show que existen, la senadora Rivera Rivera tomó la tribuna, estalló en llanto y se autonombró como "la más humilde de las hijas de Tlaxcala", no sin antes decir que ella no tienen ningún tipo de abolengo político ni económico.

Mostrándose casi como una enviada de los dioses encargada de la reivindicación del pueblo tlaxcalteca, Ana Lilia Rivera hizo un show en la tribuna utilizando como argumento el rechazo a la estigmatización que han tenido los tlaxcaltecas por la alianza conformada hace 500 años con los españoles.

La intervención de la calpulalpense, lejos de conmover a los tlaxcaltecas, provocó burlas en las redes sociales, lugar en donde no la bajaron de oportunista y de ser una política que en su paso por el Senado, poco trabajo ha mostrado en favor de los habitantes de la entidad.

Para los internautas, Rivera Rivera una vez más mostró que el puesto que representa solo ha sido para saciar sus intereses personales, entre ellos autonombrarse como una redentora que ni siquiera a su comunidad ha logrado convencer.