Gritos, empujes y reclamos fueron las reacciones de los trabajadores del ayuntamiento de Panotla ante la negativa que han recibido sobre el pago de sus liquidaciones por los años trabajados. 

Este martes el presidente municipal Eymard Grande fue retenido en su oficina, los quejosos pidieron una respuesta, pero el resultado ha sido nulo.

Se trata de un grupo de mujeres que ocupaban diferentes cargos, más tarde se sumaron los policías municipales quienes lamentaron el actuar del presidente, pues siempre se condujo evasivas.

Los inconformes advirtieron que no cesarán en su reclamo hasta que el alcalde cumpla con su obligación, de no ser así, se agudizarán las protestas.