La negligencia, una mala organización y la presión llevaron a la muerte al chef de origen iraquí

El chef Issa Ismail perdió la vida tras sufrir quemaduras en gran parte de su cuerpo, luego de caer en una enorme olla con caldo de pollo hirviendo, cuando preparaba el banquete para una boda.

Issa Ismai, de 25 años, murió cinco días después del accidente que ocurrió en el salón de eventos “Hazel”, ubicado en el distrito de Zakho, gobernación de Dohuk, Iraq, donde trabajaba desde hace ocho años preparando alimentos para las celebraciones.

En el Medio Oriente, cientos de personas acuden a las bodas, por lo que acostumbran a cocinar en recipientes de gran tamaño, como la olla de pollo en la que cayó el chef.

Familiares y amigos del cocinero lo recordaron como un hombre trabajador, debido a que laboraba en distintos salones de fiestas, además cocinaba para funerales y diversas ceremonias para poder solventar los gastos de su familia, pero la negligencia, una mala organización y la presión lo llevaron a la muerte.

Muhammad Ismail, padre del chef, informó a medios locales que su hijo resbaló y cayó en la olla enorme en la que hervía el caldo de pollo que preparaba, lo que le provocó quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo.

El joven chef, quien era padre de dos niñas y un bebé de seis meses, fue trasladado a un hospital para recibir atención médica, sin embargo, murió cinco días después, debido a la gravedad de sus heridas.

Tras este fatal accidente, familiares del chef instaron a las autoridades a reforzar las medidas de seguridad dentro de los restaurantes y las cocinas de los salones de fiestas, para evitar otra tragedia