En momentos distintos, a través del trabajo operativo que realizan oficiales de la Policía de Investigación adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), se recuperaron tres vehículos con reporte de robo, por lo que fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público para su posterior devolución. 

El primer vehículo asegurado se localizó sobre el barrio de Tlaltepango, en el municipio de San Pablo del Monte, donde los oficiales tuvieron a la vista la unidad marca Chrysler, tipo Voyager Plymouth, color verde. 

Al practicar una revisión minuciosa de la unidad, detectaron huellas de desvalijamiento; asimismo, al solicitar información a las diferentes plataformas con que cuenta la dependencia encargada de procurar justicia, arrojó reporte de robo vigente de fecha 7 de julio del año en curso. 

En una acción diferente los oficiales al encontrarse de recorrido sobre la calle Ignacio Picazo Sur, en el municipio de Chiautempan, observaron una unidad marca Nissan, tipo Sedan, que se encontraba estacionado de manera irregular. 

Por lo que al realizar una revisión del estatus legal arrojó que cuenta con reporte de robo de fecha 17 de mayo del año en curso.

Mientras que una tercera acción, los oficiales fueron informados a través de la línea de emergencia 911, del robo de un camión marca Freightliner, modelo 2015, color blanco y azul en el estado de Puebla y cuyas coordenadas geográficas señalaban que se encontraba en el barrio de Tlaltepango, en el municipio de San Pablo del Monte. 

Por lo que al llegar a la citada demarcación tuvieron a la vista un camión que coincidía con las características físicas descritas en la denuncia. 

De esta manera personal de la PGJE se comunicó con autoridades del estado poblano en la que confirmaron que se trataba de la misma unidad que fue robada en aquella entidad. 

Por estos hechos, las tres unidades fueron aseguradas y puestas a disposición del Agente del Ministerio Público, quien se encuentra recabando la información necesaria para la posterior devolución de las unidades a sus respectivos propietarios.

Con estas acciones la dependencia encargada de procurar justicia refrenda el compromiso de reforzar los operativos carreteros para inhibir el robo de vehículos, así como detectar actividades sospechosas que pongan en riesgo la tranquilidad de las familias.