A pocos días de que se revelen los titulares  que integrarán el gabinete inicial de la gobernadora electa Lorena Cuéllar Cisneros, los nombres para ocupar las diversas secretarías salen a relucir junto con sus respectivos pasados y supuestos actos meritorios.

Así, Alfonso Sánchez García, hijo del ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya que se sumó a las filas del lorenismo en la reciente campaña, estaría reclamando la parcela trabajada con una secretaría.

Arquitecto de profesión y con larga trayectoria en el desarrollo inmobiliario y bienes raíces, no solo en Tlaxcala sino con presencia en el territorio nacional. 

El hijo del político tlaxcalteca ha destacado junto con sus empresas y construcciones en lugares estratégicos de la geografía tlaxcalteca. Así pues, estaría urgido por llegar a la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi) donde ya se piensa con todas las rebanadas del pastel para repartirlas entre sus empresas y algunas otras a nombre de terceros, como son Argytek S.A. de C.V. y Layna S.C.; con las que se dice, tan confiado está, que ya suenan negociaciones de construcción entre sus allegados y la prometida secretaría estatal.

Incluso Argytek es una empresa que estaría a nombre de la esposa del junior, Marcela González Castillo quien sin mérito mayor que el ser nuera de Alfonso Sánchez Anaya, fue colocada en el segundo lugar de la lista de diputados locales por la vía plurinominal.

Habrá que esperar la decisión de Lorena Cuéllar, ya que encabeza un movimiento que aboga por la transparencia, el rendimiento de cuentas y la austeridad, por lo que poner en una de las secretarías más jugosas a personas que a todas luces van a lucrar con los bienes del estado y los tlaxcaltecas sería un duro descalabro para el inicio de esta administración.

En reiteradas ocasiones ha señalado Cuéllar Cisneros que el gabinete con que arranque la gestión deberá hacer una labor titánica en los siguientes meses y estarán a prueba, tanto en capacidades como en su desempeño de acuerdo a los ideales de la 4T: No mentir, no robar y no traicionar al pueblo.