Los últimos años Tlaxcala ha visto un aumento constante en los casos de posesión de sustancias ilegales y estupefacientes. Procesados como narcomenudeo, los casos se han visto crecer año con año dejando a la luz las pocas opciones ocupacionales, culturales y para prosperar que tiene la juventud tlaxcalteca, así como y la presencia que han comenzado a manifestar los cárteles de droga en la geografía del estado.

En lo que va del 2021 se han levantado actas de denuncia e iniciado las correspondientes averiguaciones contra 100 casos por este delito. El año pasado la cifra quedó en 218 denuncias y en el año 2019 la cifra total fue de 151.
Los municipios con mayor incidencia se encuentran en la zona conurbada a la capital del estado como Chiautempan, Apizaco y Zacatelco, a los que habría que agregar Huamantla y Calpulalpan.

Identificado como una de las principales causas que erosionan el tejido social, los delitos relacionados a la posesión y venta de sustancias ilegales entre la población, requieren la atención inmediata de las autoridades en todos sus órdenes de gobierno, desde la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), hasta las encargadas en de la Salud (SESA) y la Educación (SEPE) deberán implementar estrategias coordinadas para que las juventudes se mantengan alejadas de los paraísos artificiales de las drogas.

Calpulalpan, Zacatelco y Chiautempan son tres municipios en los que todos los meses de este 2021 se han llevado a cabo denuncias por este delito, siendo los focos rojos del estado en ese sentido.